Una combinación simple y para siempre con estilo: sofá blanco y almohadas de colores

Un desafío muy difícil al decorar una habitación es encontrar el equilibrio entre todos los colores, texturas y patrones. Una estrategia inteligente y simple es optar por un fondo neutral y minimalista y agregar salpicaduras de color. De esta manera enfatizas ambas partes. Esto funciona no solo para muebles y paredes, sino también para accesorios más pequeños.

Por ejemplo, una muy buena idea es tener un sofá blanco y complementarlo con almohadones coloridos. Puedes tener varias almohadas, cada una con un color diferente o también puedes jugar con formas y tamaños.

Más INSPIRACIÓN
  • Colorido jalea sofá con almohadas en forma de huevo
  • Elija el color del sofá derecho para su sala de estar
  • Las almohadas hablan en colores y cuentan la historia de su hogar

También puede optar por varios patrones y tejidos y puede combinarlos de muchas maneras diferentes. Los colores de las almohadas no necesariamente tienen que ser audaces y vibrantes. También pueden ser pasteles, ya que se destacan en ambos sentidos. En cualquier caso, decida si desea que el sofá sea un punto focal o si desea que se integre.

Fuentes de imagen: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8.

Autor: Simon Jenkins, E-Mail

Deje Su Comentario