Muros de vida: cómo pueden mejorar su hogar y su salud

Una pared viva, o una pared verde, es un jardín que crece verticalmente, a diferencia de horizontalmente, que puede existir dentro o fuera del hogar. Cualquier lugar bien iluminado dentro de su hogar, sería un entorno adecuado. Los jardines de hierbas de interior están creciendo en popularidad y prosperan bien en cocinas soleadas. Por el contrario, cualquier muro exterior también lo haría. Las paredes verdes o vivientes son beneficiosas para nosotros de muchas maneras. A continuación, analizo, en términos simples, cómo estos jardines verticales pueden proteger su hogar y su entorno, ahorrarle energía y beneficiar su salud.

Cómo las paredes vivientes pueden mejorar la calidad del aire interior

Los contaminantes existen a nuestro alrededor, tanto en el exterior como en el interior. Los vapores tóxicos se infiltran en el aire que respiramos a través de nuestros sistemas de aire y conductos y pueden causar lo que comúnmente llamamos "Síndrome del Edificio Enfermo". Las paredes verdes o vivas pueden aclarar significativamente las toxinas. Si bien todas las plantas absorben contaminantes, existen ciertas plantas que lo hacen con mucha más eficiencia. Si bien una sola planta puede eliminar las toxinas de su hogar o edificio, cuantas más plantas se agreguen, más toxinas se absorben.

Una pared verde puede contener hasta miles de plantas. Estas paredes vivientes pueden ayudar a eliminar el formaldehído, los VOC, el monóxido de carbono y muchos otros contaminantes dañinos. La NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio) ha identificado las 15 mejores plantas para paredes vivientes. Para la lista, visite Ecologic Design Lab.

Cómo las paredes verdes pueden proteger su hogar o edificio

Las paredes de la sala de estar al aire libre ofrecen la protección de su edificio al actuar como un control de clima. Las plantaciones evitan fluctuaciones dramáticas de temperatura que luego impiden la corrosión del edificio que resulta de la expansión y contracción que ocurre durante temperaturas extremas. Estas plantas actúan como un aislamiento natural, manteniendo el aire dentro de los edificios más fresco en los meses de verano y más cálido durante los meses de invierno. La forma en que se construyen estos jardines verticales permite que el edificio respire, protege las paredes de la precipitación, el viento, los dañinos rayos UV y la lluvia corrosiva. Las paredes vivas y los techos verdes ayudan a proporcionar un entorno natural para las aves, las mariposas y las abejas.

Cómo los jardines verticales ahorran energía

En pocas palabras, las plantas en el exterior del edificio mantienen el edificio protegido por el calor del sol, por lo que mantienen el edificio más fresco, lo que significa que se utiliza menos energía al enfriar el edificio. Las paredes verdes interiores también ayudan enormemente a reducir la energía al ayudar a mantener el interior fresco. Con cada planta adicional, el consumo de energía se reduce, por lo tanto, una habitación con cientos de plantas puede ver una reducción de temperatura de hasta 7 grados centígrados o 44 grados Fahrenheit. Esto es realmente significativo! Por el contrario, durante los fríos meses de invierno estas paredes verdes tienen el efecto opuesto y actúan como aislante de las temperaturas amargas. La capa adicional evita que se escape el calor, lo que reduce drásticamente el consumo de gas o de combustible de calefacción.

Los beneficios para la salud de las paredes vivientes

Las plantas ofrecen un alivio instantáneo del estrés al suavizar el entorno que nos rodea. Reducen el ruido y eliminan la contaminación. Los jardines tienen un efecto calmante instantáneo. En los lugares de trabajo, se ha demostrado que las plantas aumentan la productividad, en el hogar aumentan la tranquilidad. Reducen el estrés y la fatiga, y ofrecen oxígeno rico en energía. Los jardines están ubicados estratégicamente en los hospitales para sus beneficios calmantes que pueden conducir a una estancia más corta del paciente. Intente doblar los beneficios de salud construyendo una pared de sala comestible en su cocina. Estos vegetales no solo te relajarán y purificarán el aire que respiras, sino que las plantas comestibles como las hierbas y las lechugas tienen sus propios beneficios para la salud.

Cómo construir tu propia pared viviente

Primero, decida si desea que su pared esté en el interior o al aire libre. Puede ser prudente, al comenzar, comenzar con una pared interior que sea más fácil de construir y de mantener. Es posible que desee reunirse con un especialista en jardinería o en paredes verticales para recibir asesoramiento según sus necesidades y estilo de vida. Un especialista en jardinería lo ayudará a decidir qué plantas serían las mejores para usted. Plantas específicas como la palma de bambú, azalea, crisantemos, plantas araña y aloe vera, hiedra y lirios de la paz se encuentran entre muchos de los que son especialmente buenos para eliminar toxinas. Deberá considerar qué pared usar y si esa pared recibe mucha luz solar directa o no. También deberá pensar en los niveles de humedad y la disponibilidad de agua.

Hay varias formas en que se pueden construir jardines verticales. Antes de hacerlo, es posible que desee consultar con alguien que esté bien versado en este tipo de jardines, o vaya a un sitio designado como Clean Air Gardening. En general, estas paredes son verticales y están formadas por estantes o contenedores de plantas que se adhieren directamente a las paredes. Algunos contenedores pueden colgar del techo y las configuraciones más complicadas pueden contener estructuras tanto verticales como horizontales. Lo más importante es asegurarse de que cada planta reciba la cantidad adecuada de luz necesaria y pueda regarse fácilmente. Las plantas requieren aire y, por lo tanto, las plantas deben instalarse de tal manera que el aire pueda fluir libremente alrededor de las plantas.

Autor: Simon Jenkins, E-Mail

Deje Su Comentario